jueves, 1 de agosto de 2013

Otra víctima más en la guerra de las series de TV gringas: Firefly.


     Año a año se producen en USA un montón de series de todo tipo y para cada público, obteniendo el éxito muchas de ellas, lo que les permite seguir en el aire largo tiempo, gracias a sus numerosas temporadas; no obstante la permanencia de un programa de televisión en Gringolandia no implica necesariamente que ello sea debido a su calidad artística y argumental, si no que tan solo a que en lo que ofrece bien ha sabido cumplir con las arbitrarias exigencias del mercado, entregando algo que para las masas sea atractivo (y bien sabemos que las masas no siempre tienen el mejor gusto a la hora de decidir sus tendencias).  A su vez existen otros shows televisivos que tienen peor suerte y son bastantes la verdad, siendo que en los casos más dramáticos fueron cancelados en medio de su primera temporada, de modo de ser sacados de la emisión de forma abrupta y hasta con capítulos ya producidos y sin estrenar; los hay también los que con suerte logran terminar su primera temporada y cuando todo parecía que apuntaba a un regreso, al final obtuvieron un rotundo no al respecto; en otras ocasiones logran una temporada y media, o dos o tres, pero siempre su desenlace se da de forma inesperada y para decepción de sus seguidores (y obvio, también, para sus creadores y staff en general) y en este caso, cuando ya su trama se encuentra bastante desarrollada, no se le ha podido dar un cierre como corresponde a su argumento.   Dentro de estos desafortunados casos se pueden nombrar (con dolor) verdaderas joyas de la televisión, que bien merecían seguir en el aire un mayor periodo y/o terminar con dignidad y no de forma abrupta.  Como ejemplos de lo anterior se pueden nombrar: Crusade (13 episodios), el primer spin-off de la ya mítica serie de ciencia ficción Babylon 5; John Doe (21 episodios), Tru Calling (1 temporada y media, 26 episodios en total); Jericho (1 temporada y media, 29 episodios), el remake de la clásica serie de ciencia ficción ochentera de V (2 temporadas, 22 episodios), Samantha Who? (2 temporadas, 35 episodios), Flashforward (22 episodios), Millenium (3 temporadas y 67 episodios), Dollhouse (2 temporadas, 26 episodios) y muchas, muchas más series que en este momento se me van de la memoria.
Alegre portada de uno de los cómics inspirados en la serie.
    Pues justamente la serie que hoy me lleva a escribir, es una de estas “víctimas” de las decisiones mercantilistas de los ejecutivos de las productoras y canales de televisión estadounidenses: Firefly.  Creada por Josh Whedon, el mismo autor de las ya también de culto Buffy y Angel, así como hoy más “poderoso” que nunca en el mundo del fandom y del cine gracias a su éxito internacional de Los Vengadores, fue una serie de ciencia ficción bastante atípica; producida y emitida por Fox (los mismos de sus serie ya nombradas y la misma Dollhouse), llegó a poseer nada más que 14 capítulos (11 de ellos estrenados en televisión y el resto solo emitidos tiempo después de su imprevista cancelación, gracias a la señal internacional del canal y a la exitosa venta en DVD del programa).
    El programa mantiene una particular estética de western, época pletórica de aventuras y personajes heroicos caros a la identidad gringa en respuesta a su afán colonizador; todo mezclado con una historia de ciencia ficción con viajes espaciales y visitas a distintos mundos (pero siempre manteniendo la ambientación propia del Lejano Oeste).  Sus protagonistas son los miembros de la nave Serenity, del ya “viejo” modelo Firefly (Luciérnaga en inglés, debido a su forma que simula a uno de estos insectos), 9 personas en total de diferente carácter y propósitos, quienes realizan labores de contrabando y trabajos legales cuando pueden hacerlos; todo en medio de una sociedad interplanetaria producto de un gobierno centralizado y corrupto, con el cual los personajes para nada se sienten identificados.
El creador durante la época de Firefly, antes de su
apariencia menos "angelical" con Los Vengadores
    El universo de Firefly nos muestra cómo las dos potencias más poderosas de hoy en día, Estados Unidos y China, se ha fusionado olvidando sus antiguas rencillas, lo que ha permitido crear una cultura mestiza en la cual la segunda lengua materna de muchos de sus ciudadanos es el chino mandarín; de este modo, además varias de las costumbres de Oriente son consideradas parte del diario vivir de la gente de ascendencia occidental (esto es en su vestimenta, ritos, religión, comida y otros).  No obstante lo que pudo ser una utopía, llegó a ser más bien lo contrario, puesto que el gobierno resultante buscaba un control férreo de las colonias terrícolas alejadas de los planetas centrales[1]; por otro lado este gobierno que pretende dominar a los mundos más alejados,  apenas les dio su apoyo en materia de bienes materiales con los cuales realizar la terraformación (proceso de convertir lugares inhóspitos en medios ambientes parecidos al del planeta Tierra), de modo que el proceso de adaptación de estos territorios quedó a medias.  Todo esto provocó una cruel guerra en la cual los independentistas perdieron.
    Otro detalle importante dentro del universo en el que transcurre este programa, es que si bien los seres humanos han colonizado todo un nuevo sistema solar, lleno de planetas y lunas, no se ha encontrado con razas alienígenas, ni siquiera especies inferiores animales, vegetales u otras; a su vez su diáspora se debió a que la Tierra tuvo que dejar que sus hijos emigraran ante la imposibilidad de mantener la sobrepoblación sobre su superficie  Por otro lado si bien existe una avanzada tecnología, ésta no ha permitido los viajes más allá de la luz, ni similares como el uso de agujeros de gusano y portales espaciales; además los grandes adelantos tecnológicos son usados solo en su mayoría por los planetas ricos del centro del sistema, mientras que los periféricos en muchos casos se encuentran en ambientes agrestes donde se da la ley del más fuerte (lo que con mayor razón les hace parecer un escenario propio del antiguo y lejano Oeste estadounidense).
    Un papel fundamental cumple en el programa la propia nave en la que viven y viajan los protagonistas, la cual es considerada por estos como su hogar, de modo que esta “vieja” nave es vista por sus ocupantes casi como un miembro más de la tripulación (en su interior la han adornado cada uno dentro de sus gustos en las zonas que les corresponden; por esta razón en ocasiones hablan de ella como si fuera una persona, de modo que la llegan a personificar).  Por ende Serenity toma en el programa un rol tan destacado como sucede con el Enterprise de Star Trek (en cada una de sus versiones), la también nave espacial Voyager (de la misma franquicia de Star Trek) y de la estación espacial Babilonia 5, ya mencionada en párrafos arriba.
  
Afiche de la película.
Cuando el programa fue cancelado, sus leales seguidores (como en muchos casos), se negaron a su repentino fin y realizaron un montón de actividades, entre convenciones y todo tipo de campañas, para conseguir que la serie tuviera una nueva oportunidad; en medio de esto, se vio la posibilidad de vender la serie a otro canal para que la produjera e hiciera una segunda temporada (por aquel entonces fuerte fue el rumor de que SyFy, en dicha época conocido como SciFi Channel, llevara a cabo tal transacción y hazaña).  No obstante tras un par de años de esfuerzos y esperanzas, se logró realizar algo que hasta ahora no ha tenido precedentes: estrenar un filme para el cine a manera de secuela de una serie cancelada en sus inicios, largometraje que más encima logró gran éxito de crítica y recaudación, llegando además a ser considerado como una de las mejores películas de ciencia ficción de la historia.   Dirigida y escrita por el mismo Whedon, fue lo suficientemente inteligente como para no solo tener a todo su casting involucrado (siendo estos actores elementos activos en toda la promoción a la hora de darle una nueva oportunidad al programa, y participando en las numerosas convenciones previas al desarrollo y estreno de la película), contando una historia ocurrida solo dos meses después de los eventos vistos en el último episodio; si no que además su creador fue capaz de hacer una obra que si bien respetaba al 100% lo visto en televisión, no requería de los nuevos espectadores que conocieran y hubieran visto el programa original.  Cabe tener en cuenta que Firefly fue emitida por primera vez a fines del 2002 y finalizada en el transcurso del año siguiente, mientras que la cinta llegó a los cines en el año 2005, con una calidad técnica y argumental soberbia que hasta la fecha la convierte en objeto de culto junto con el programa que le dio vida.  Algunos de los puntos más fuertes de este largometraje, consisten en que por primera vez desde que se emitió la serie, salen los famosos reavers, especies de caníbales salvajes espaciales que a lo largo de la serie mantuvieron su ominosa presencia, pero a los que nunca se les mostró de forma directa; a su vez el mismo largometraje revela su aterradora génesis, en medio de una segunda trama argumental dentro del filme y propio de las mejores historias de ciencia ficción con cierto tinte de crítica social (y política).  Otro detalle valioso, es que para darle un tono más adulto y verosímil a la trama, de modo de no caer en los acostumbrados productos estereotipados de la industria hollywoodense y gringa, con sus infantiles happy ends, para pesar de los fanáticos del programa en la película fallecen dos personajes bastante queridos (y digamos que no tan heroicamente como se hubiera deseado sucediera).   Por último, teniendo en cuenta el poco respaldo de FOX para el programa, la película fue hecha por Universal (o al menos distribuida comercialmente por ellos)[2].
     Tal como lo hizo con sus otras series incluso más famosas, Buffy y Angel, Josh Whedon escribió guiones para cómics a manera de continuaciones de la serie; de este modo no faltan las historietas respectivas del programa, bajo el popular sello Dark Horse (el mismo que posee las marcas de las otras series creadas por Whedon, incluyendo Dollhouse).  Para conocer mejor sobre estas aventuras en papel, se puede saber, por ejemplo, que una de estas novelas gráficas se preocupa por contar lo que sucedió en el paréntesis entre el último capítulo de la serie y la película.
    A continuación la lista de rigor de los personajes de los integrantes de la preciosa nave Serenity (por cierto, en el episodio piloto doble, que justamente se llama igual que la nave, nombre con el cual titularon después a la película, muestran cómo fue que se llegan a conocer algunos de estos integrantes, mientras que en el emotivo y heroico capítulo n° 8, Out of Gas, a manera de flashbacks muestran cómo el resto de los personajes llegó a formar parte de la tripulación; este episodio es considerado por muchos como el mejor de la serie, si bien sin vacilaciones se puede afirmar que todos ellos fueron de gran calidad argumental, artística y técnica):
La tripulación completa de Serenity.  De izquierda a derecha: Jane, Kaylee, Book, Simon, Inara, Malcom, Zöe, Wash y River.

·         Malcom Reynolds (Nathan Fillion): Personaje principal de la serie, siendo además el capitán de la nave.  Durante la guerra civil luchó en el bando de los independentistas, los “perdedores” (conocidos como chaquetas marrones, el mismo nombre que se dieron los seguidores del show).  Puso a su nave Serenity en honor a la triste batalla en la cual su gente fue derrotada.  Este hombre de aspecto recio y duro, es pese a su fuerte carácter un sujeto de gran corazón, preocupado por su personal y por hacer justicia (lo que en todo caso no le impide cometer un que otro trato “ilegal”, léase tráfico, para subsistir él y su gente); por lo tanto posee un rígido código de honor, que además implica no aprovecharse de los inocentes y no abandonar a los compañeros.   Fillion es un actor con una interesante carrera en cine y televisión, poniendo su voz además para animaciones de DC como la del Linterna Verde Hal Jordan; no se puede olvidar que luego de Firefly, trabajó junto a Whedon haciendo un papel completamente distinto en la última temporada de Buffy (esta vez en el bando contrario).
·       Zoë Alleyne Washburne (Gina Torres): Guapa y aguerrida mujer de raza negra, quien peleó junto al capitán Malcom en la guerra civil y donde fue su segundo al mando, al igual que una vez terminado el conflicto bélico siguió desempeñando el mismo papel dentro de Serenity.  Es una persona que en apariencia no sonríe, no obstante posee su buena carga de humor una vez que aprende a conocer a la gente (y tal como Malcom, es una mujer de férreos principios).  La talentosa y bella actriz que la interpreta, también volvió a actuar para Whedon en la cuarta temporada de Angel y donde realizó otro papel muy distinto al que se le vio en Firefly.
·        Hoban "Wash" Washburne (Alan Tudyk): Es el amistoso marido de Zoë, quien cumple la labor de piloto de la nave.  Su talento no radica en los puños (para eso está su esposa), si no en lograr maniobrar como todo un artista la nave en medio de las más peligrosas persecuciones.  Alan Tudyk es un connotado actor dotado con grandes habilidades para gesticular y modificar su voz, lo que le ha permitido trabajar en las cintas de animación de La Era del Hielo y poniendo la voz, como también las gesticulaciones, para el androide de Yo, Robot (tampoco se puede olvidar su humorística caracterización para la inteligente comedia Muerte en un Funeral).  Josh Whedon lo volvió a llamar para trabajar en la primera temporada de Dollhouse (esta vez haciendo de malo).  Este rubio y atractivo actor ha trabajado en numerosas series y películas, interpretando papeles bastante diversos entre sí.
·   Inara Serra (Morena Baccarin): Trabaja de acompañante, una especie de geisha que es considerada en la sociedad de Firefly como una mujer de respeto y alcurnia, debido justamente a sus múltiples conocimientos para satisfacer sexualmente a hombres y mujeres (si bien no es una prostituta, pese a que cobra por sus servicios, aun cuando es ella quien escoge a sus clientes, los que deben “postular” para requerir su compañía).  Es una mujer dulce y demás está decir que femenina.  Arrienda una de las dos lanzaderas de la nave a Malcom, donde atiende a su distinguida clientela.  Ella y el capitán de la nave están enamorados, pero ambos no se atreven a reconocer su amor entre sí.  Años después de este programa y la película, la Baccarin destacó haciendo de una villana de esas inolvidables en el remake de V.
·         Kaywinnit "Kaylee" Frye (Jewel Staite): Es la adorable mecánica de la nave, quien para nada resulta ser masculina y la cual posee un talento innato para las máquinas.  Su incorporación a la tripulación resultó ser de lo más curioso (verdaderamente circunstancial y gracioso); adora a su capitán y mantiene excelentes relaciones con todos.  A su manera es una muchacha inocente y romántica.
·     Jayne Cobb (Adam Baldwin): De aspecto fiero debido a su presencia física (alto, musculoso, velludo, barbón y de voz grave), es quien realiza las acciones más peligrosas de la tripulación (es decir, las que implican un gran despliegue de habilidades corporales y “mortales”).  Le encantan las armas e incluso a su favorita le puso nombre.  De poca inteligencia, su conducta por lo general resulta ser básica; tiene tendencia a la traición, pero al final siempre se da cuenta de que lo que realmente vale la pena es seguir junto a Malcom y su grupo.  De todos los hombres del equipo es el más sexual, pero pese a lo que se esperaría de alguien como él, no tiene mucha suerte con las mujeres.  Su llegada a la tripulación fue al igual que la de Kaylee, muy cómica.  Adam Baldwin, quien interpreta a este “pillo”, posee una larga carrera en el cine y la televisión, haciéndose famoso en los ochenta por su desempeño de soldado atribulado en el clásico de Stanley Kubrick Full Metal Jacket (conocida en español como Nacido para Matar y La Chaqueta Metálica); siendo aún bastante apuesto y varonil, siempre estuvo con unos kilos demás, hasta que con los años se dedicó más a cuidar su físico y volvió completamente transformado.  Además es recordado por su papel de “supersoldado” en Los Expedientes-X.  Pese a su apellido, no mantiene relación con los hermanos Baldwin.
·        Dr. Simon Tam (Sean Maher): Éste, junto con los dos personajes que vienen a continuación, vino a formar parte de la tripulación de Serenity recién en el primer capítulo.  Es un joven y habiloso doctor, el más destacado entre su generación, quien a su temprana edad y a las puertas de una promisoria carrera en la medicina, optó por ser un fugitivo de la ley al rescatar a su hermana superdotada de las garras del gobierno, ya que estaban realizando espantosos experimentos con ella.  Es un tipo tímido, que no gusta de la violencia, ni de las actividades físicas, así como de la falta de comodidades, si bien es capaz de olvidarse de sus resquemores en beneficio de asuntos más importantes.  Adora y protege a su hermana menor.  Desde el primer episodio mantiene un romance no resuelto con Kaylee (lo que se arregla hacia el final de la película).
·    River Tam (Summer Glau): La hermana menor de Simon, fue sometida a experimentos que desarrollaron en ella habilidades que implican una especie de telepatía y empatía, además de una capacidad autodefensiva mortal para sus contrincantes (en especial en lo que se refiere al manejo de todo tipo de armas); no obstante ello le trajo una esquizofrenia, que a lo largo de la serie y la película poco a poco ha ido siendo tratada por su propio hermano.  En la nave mantiene una relación de amistad tipo “hermana menor” con Kaylee.  Su errática personalidad le ha traído varios problemas a los de la nave, sacando de quicio en más de una ocasión a Jane, quien en todo caso le tiene miedo (aunque no lo admite); no obstante también les ha salvado la vida, gracias a sus raras capacidades.  En la película tuvo un papel destacado, en parte gracias al despampanante desempeño de la actriz que la interpreta y que realizó increíbles coreografías de artes marciales en varios momentos de ella.  Summer Glau ha tenido una destacada participación en televisión, en especial como una de las protagonistas de Las Crónicas de Sarah Connor.
·      Derrial Book (Ron Glass): En edad es el integrante mayor de toda la tripulación, si bien posee una constitución atlética.  Es un reverendo de raza negra y de pasado incierto, siendo que al parecer  mantiene un nexo muy fuerte con la llamada Alianza (el gobierno), aun cuando no comparte con ella sus ideales.  Es un hombre dulce y sabio de carácter paternal, quien siempre vela por apoyar en todo a sus compañeros.  Es lejos uno de los personajes más carismáticos de la serie.

     Como bien puede desprenderse de este listado de los tripulantes de Serenity, todos ellos en su conjunto forman una singular familia, puesto que dentro de su heterogeneidad bien logran amoldarse, necesitarse y apreciarse; en este sentido, las series de Josh Whedon (tal y como él mismo ha afirmado) muestran lo que significa formar y ser parte de una familia, cuando la relación no requiere consanguinidad, si no que el hecho de vivir juntos experiencias de gran importancia, es lo que les da verdadera calidad a las relaciones interpersonales (y más entre personajes tanto dispares, como complejos y disfuncionales hasta cierto punto).  No obstante tampoco se puede olvidar el gran aporte que hacen cada uno de ellos a su familia de Serenity, donde la nave está más que claro es el verdadero hogar y en la cual cada uno de ellos hace su aporte para que la vida de todos sea más grata y fácil.

Hermoso arte que simula a los afiches del siglo XIX, basado en personajes de la serie.




[1] Cabe recordar que en la vida real Estados Unidos y China no se caracterizan por ser los países más justos a la hora de tratar a quienes se oponen a sus gobiernos, de modo que está claro que al usar a estas dos naciones dentro de su ficción, Josh Whedon nos entrega más de una lectura.
[2] No podemos olvidar que hasta la fecha FOX ya le ha cancelado a Josh tres series: Ángel, que si bien duró 5 temporadas, no tuvo su desenlace como Whedon hubiese querido; luego está la misma Firefly y por último la también genial Dollhouse.  Considerando esto, uno se pregunta cuál es la razón de que este gran creador haya decidido tres veces trabajar para esta cadena ¿Acaso habrá estado sujeto a algún tipo de contrato que lo obligaba a crear series para ellos?


2 comentarios:

  1. Saludos Elwin, parece que Josh Whedon no está teniendo mucha suerte últimamente con sus series televisivas, en cuanto a cancelaciones prematuras se refiere. Sobre tu última pregunta, probablemente esté vinculando a la FOX por un contrato, que estipule que debe crear un determinado número de series.
    Personalmente nunca ví "Firefly" pero me consta que en España tiene un amplio número de seguidores, y que estos son muy fieles. Es una pena que el mercado estadounidense sea tan voraz y tan competitivo, y que tengan tan poca tolerancia a la mas mínima bajada de audiencia.
    Un abrazo desde Galicia amigo Elwin

    ResponderEliminar
  2. Hola, Tomás. Si te gusta la buena ciencia ficción y a esos se le suman las series de televisión, pues bien, amigo, no puedes dejar de ver esta joyita que lamentablemente los gringos no supieron valorar cuando estuvo en la pantalla chica. Si no me equivoco, Whedon está involucrado en la serie pronto a estrenar sobre SHIELD (especie de continuación de la peli de "Los Vengadores") y que menos mal no está producida por los usureros de Fox; es de esperar sea un éxito esta esperada serie para los fanáticos del universo Marvel.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...