domingo, 2 de marzo de 2014

Mis 10 Superhéroes Favoritos (y que deseo compartir con ustedes). 4° parte: Batman.


     El personaje nació gracias a los deseos de aprovechar el interés del público en los justicieros del tipo Superman, poco después de que aparecieran las historietas sobre el mayor defensor de Metrópolis (y del mundo).  De este modo se podría decir que Batman nació gracias a éste último, siendo además el segundo superhéroe en la historia de los cómics.  Así fue como su primera aparición fue en mayo de 1939, en la revista Detective Comics (de ahí el cambio de nombre de la editorial que entonces se llamaba National Publications y que luego derivó a DC al usar las siglas del impreso con el que se hizo conocer el Murciélago).
    Sus creadores fueron Bob Kane y Bill Finger, no obstante por años debido a egoísmos del primero, se le negó al segundo la acreditación como gestor del personaje (sólo en el último tiempo se le ha reconocido a Finger su destacado papel).  Así es cómo en un principio el dibujante y guionista Bob Kane ideó a Batman, pero fue Bill Finger quien optó por darle un tono más oscuro, gracias a su traje típico, el cual emula al quiróptero que le da su nombre; además desarrolló el concepto de convertirlo en “el mejor detective del mundo”.
Uno de los Batman alternativos más
recordados: Batman vampiro y protagonista
de una alabada trilogía de la linea "Otros Mundos".
     La popularidad de Batman llega a tales extremos, que en la actualidad es conocido hasta por quienes no gustan de este arte, de modo que la mayoría de la gente identifica su particular figura, símbolo y parte de su historia: único hijo de una acaudalada familia, los Wayne, éste sobrevivió a sus padres siendo aún un niño, ya que murieron tras ser baleados en un asalto; el pequeño Bruce estuvo presente durante este mismo incidente.  Este trágico episodio lo marcó para toda la vida, a tal punto que decidió prepararse física y mentalmente para evitar que otras víctimas inocentes sufrieran lo que le tocó pasar a manos del crimen.  De este modo aprendió numerosas técnicas de investigación policiales, artes marciales y varias otras disciplinas que le fuesen de ayuda para su cruzada.  Al quedar huérfano, Bruce Wayne (conocido en los países de habla hispana como Bruno Díaz), quedó al cuidado del mayordomo de su familia, el inglés Alfred Pennyworth. Alfred desde un principio conoció su identidad secreta y además cumplió con el rol paterno en su vida.
     La inteligencia de Batman es tan alta, que éste mismo ha diseñado una serie de artefactos de tecnología de punta, para usar en su batalla contra el crimen (lo de Lucius Fox como el gestor de estos artefactos, es sólo de los filmes de Cristopher Nolan, puesto que en realidad lo que hace Fox para Batman es dirigir las empresas Wayne).  A esto se le suma la enorme riqueza del superhéroe, gracias a la cual puede financiar su labor justiciera.  Al respecto es que cuenta con armas tales como batarangs (especies de bumerangs sofisticados con forma de murciélago), un cinturón de sobrevivencia lleno de compartimientos donde guarda diversos tipos de materiales y objetos, que le permiten enfrentar cualquiera de las pruebas que le depara el destino y además defenderse de sus enemigos (como medicinas, ácidos, combustible y demases); a su vez posee una gran cantidad de vehículos terrestres, aéreos, acuáticos y hasta espaciales (todos ellos con un diseño que emula a su animal totémico).  Por otro lado, un lugar fundamental dentro del apoyo logístico para emprender su tarea, viene a ser la famosa baticueva, en la cual el Caballero Oscuro guarda gran parte de su particular arsenal y desde allí organiza todo lo respectivo a sus investigaciones fuera de campo, como sus entrenamientos y otros.  Cabe destacar que pese a todos sus artilugios de gran efectividad y versatilidad, el Señor de la Noche no ocupa armas de fuego (de hecho las detesta por considerarlas cobardes) y que la intención de sus artefactos cumple más bien una función defensiva, que ofensiva, como también de sólo atrapar y neutralizar a los villanos, en vez de lastimarlos.
    La mayoría de los superhéroes oculta su “verdadera identidad”, usando máscaras o antifaces, de modo de proteger además a  los suyos de sus enemigos; de este modo el secreto de su personalidad pública, les permite acceder a una vida privada y hasta cierto punto “normal”, con la cual puedan relajarse y mantener las relaciones sociales típicas de un ser humano común y corriente.  En el caso concreto de Batman, este aspecto más social ha sufrido un gran cambio, puesto que desde sus orígenes se le vio como a alguien amistoso y con la sonrisa fácil en su semblante; luego durante las décadas de los cincuenta y sesenta, cuando se llegó a ridiculizar a los superhéroes DC para infantilizarlos, de modo de no ser atacados por la censura que por aquellos tiempos veía como inmorales a los superhéroes, se le vió hasta con trajes de diversos colores, mascotas y otros.  No obstante en sus orígenes el Encapuchado tuvo un aspecto siniestro, lo cual iba en relación a su postura de criatura de la noche y su intención de asustar a los malvados con su imagen ominosa; no obstante tal como se afirmó en líneas anteriores, esta dimensión suya tenebrosa se perdió en beneficio de un carisma más ingenuo.  Fue a finales de los sesenta y en particular con la década siguiente, que Batman retomó el concepto de vigilante nocturno duro.  De este modo fue que gracias a la modificación de su psicología hecha por un guionista como Dennis O´ Neil, apoyado por el soberbio dibujo de Neil Adams, que Batman se convirtió en la verdadera identidad del hombre, mientras que Bruce Wayne se transformó en la “máscara” social de éste para poder despistar al resto de la gente acerca de su verdadera identidad.  Por ende, mientras Batman es un individuo grave y con una gran responsabilidad sobre los hombros, su faceta de Bruce Wayne se muestra como alguien alegre, mujeriego y en general derrochador; a su vez el “disfraz” de Bruce Wayne le permite codearse con gente clave, de la manera que como Batman no lo podría hacer.   Pese a la diferenciación que existe entre Batman y su alter ego, siempre deja en claro lo mejor de su persona a la hora de ayudar a los necesitados, por lo tanto como Bruce Wayne Batman mantiene una serie de becas e instituciones benéficas.
   
Portada de uno de los cómics infantiles
dedicados a las andanzas del "Duo Dinámico"
con Superman.
En cuanto a su amistad con Superman, durante su etapa más infantil, se vio a estos dos como compinches al punto de tener ambos una revista de aventuras y donde lo bufonesco  no faltaba; a su vez la personalidad de ambos no provocaba problemas de entendimiento, pese a sus métodos y naturalezas completamente distintas.  De este modo compartieron ambos varias historias (por lo general junto a Robin), en revistas clásicas como lo son hoy en día World´s  Finest, siempre con un aire ingenuo (y hasta ridículo).  Tuvieron que llegar John Byrne con su recreación definitiva de Superman a mediados de los ochenta y Frank Miller haciendo lo mismo con Batman en la misma época, para que ambos personajes cambiaran lo suficiente como para distanciarlos entre sí; por lo tanto convirtieron su relación en algo mucho más complejo y alejado de la amistad unidimensional con la cual antiguamente se les identificaba.  Así fue como en la miniserie Man of Steel del mismo Byrne y con la cual este artista comenzó su celebrada etapa a cargo de los cómics del “Azuloso”, para actualizarlo a los nuevos tiempos se mostró una versión mucho más adulta y lóbrega acerca del primer encuentro entre Batman y Superman; de este modo esta recomendable historia contó cómo en un principio un inexperto Kal-El iba a Ciudad Gótica para llevar ante la ley a Batman, a quien creía un malhechor más.  Por ende, este histórico team-up fue de lo más dramático, terminando con un siempre adelantado Batman dándole una lección al kryptoniano para el resto de su vida (por ende, por mucho que Superman fuese tan poderoso, la sola inteligencia y astucia de un hombre “normal” como Batman, demostraba el predominio de la astucia por sobre la fuerza bruta).  Así fue como en un principio en este universo DC postcrisis, la relación entre ambos superhéroes no fue tan íntima y tuvieron que pasar años para que realmente fuesen amigos; no obstante igual trabajaron juntos, ya sea entre los dos o acompañados por otros paladines en la Liga de la Justicia.  Ya avanzada la década pasada, se retomó la idea de los cómics de aparición regular que relataran las aventuras en conjunto de ambos personajes y esto fue gracias a otra colección que hoy día se recuerda con cariño y admiración: Superman/Batman, novelas gráficas de gran calidad y que contaron con equipos artísticos de lujo.
Un número de Worls´s Finest ya más
posterior y ahora en tono serio (por fin).
      Volviendo a la actual diferenciación entre los dos personajes, cabe destacar que mientras Superman es un personaje de actividades diurnas y ligado a la luz de sol (se debe recordar que su poder se origina en parte por la energía que le otorga nuestro sol amarillo), Batman es todo lo contrario.  En este último caso, las acciones de Batman lo ligan a la noche y la oscuridad, de modo que así logra asustar a los criminales  a los que se enfrenta.  Mientras Superman es un personaje más amistoso, sociable y de familia, Batman sólo a unos pocos les ha otorgado su fraternidad, es decir, su confianza absoluta.  Cabe recordar que Superman es un superhéroe de claras connotaciones patriarcales y además un patriota, por cuanto aún siendo un extranjero (es decir, alienígena) en su país, encarna la idea del “Sueño Americano”: donde se supone que en una nación que defiende la libertad y la democracia como afirman en USA, cualquier emigrante puede llegar a formar parte de su nación.  En cambio Batman representa otro tipo de ideales: la del sujeto capaz de encumbrarse por sobre la desgracia y convertir su dolor en algo positivo, llegando a “construirse” él mismo para llegar a parecerse lo mejor posible a su idea de perfección.  A su vez bien sabido es que si bien Superman es el ícono del superhéroe que se ha ganado su lugar en el mundo por derecho de nacimiento (lo que lo mueve además a su labor superheroica, por saberse con las capacidades suficientes para hacer de su planeta adoptivo un lugar mejor), Batman es el epítome del superhéroe motivado por la venganza.  En todo caso esta venganza es contra el crimen, no contra quien mató a sus padres frente a sus ojos; por lo tanto  sublimó su rencor en algo más productivo que una simple vendetta mortal.
    Pese al hondo sentido de orfandad con el cual se desarrolló a Batman, a partir del trabajo hecho por Dennis O´Neill ya mencionado, apareció el concepto de “batifamilia”.  Ésta se encuentra formada por todos los personajes que luchan por la justicia en Ciudad Gótica, siendo la mayoría de ellos en algún momento discípulos del Murciélago y obviamente obteniendo su confianza absoluta; a su vez acostumbran trabajar en conjunto con él en varias ocasiones.  Conocido incluso por la gente que no lee cómics, no ve las seriales, ni películas, es la existencia de su compañero infantil y luego juvenil Robin; a la fecha han existido 5 Robin diferentes (estos dentro de la continuidad oficial de DC, claro, puesto que en las realidades alternativas son muchos más).  Otro personaje que se enmarca dentro de este grupo y que resulta popular aún dentro de los no conocedores del universo DC, es Batichica, existiendo una primera versión olvidada de ésta durante la llamada Precrisis (también conocida como Edad de Plata) y luego apareciendo en la misma época la más famosa de ellas: Barbara Gordon y a la que el Guasón dejó inválida, disparándole en la columna; pese a su infortunio, luego tomó el todavía más relevante papel de Oráculo, demostrando que no por usar silla de ruedas iba a dejar de ser alguien valioso (no obstante muchos años después tuvieron la mala idea de devolverle el uso de sus piernas, en la actual continuidad de DC, y de regresarla al cargo de Batichica; decisión editorial que causó polémica, ya que perdió el sentido positivo que para la comunidad discapacitada poseía); luego vinieron dos Batichicas más, si bien una de ellas hizo recién su aparición a finales de los noventa (Cassandra Cain, una enigmática Batichica que por largo tiempo carecía del don del habla) y la otra ya entrada el siglo XXI (bastante querida, ciertamente, por los lectores, Stephanie Brown).  No se pueden dejar de mencionar a Nigtwing, quien otrora fuera el primer Robin.  También se encuentran Batwoman (cuya primera versión bastante cándida apareció en la Edad de Plata, contrastando bastante con la actual Batwoman, quien por cierto es lesbiana declarada) y la Cazadora, cuyos métodos más duros a la hora de enfrentarse a los malhechores, en más de una ocasión le han provocado problemas con Batman.  Por último no se puede olvidar al “fallecido” Azrael, quien durante un buen tiempo tomó la “capa del Murciélago”, cuando Bruce Wayne estuvo inválido.

Parte de la Batifamilia.  De izquierda a derecha: Bárbara Gordon/Oráculo, Cazadora, Batwoman, Batichica III (Stephanie),
Batichica II (Cassandra), Gatúbela, Batman con traje relativamente actualizado y luego con el de la Edad de Plata,
Red Robin, Robin V (Damian), Capucha Roja, Batman del Futuro y Alfred.
     
     Al hablar del liderazgo de Batman para muchos superhéroes juveniles y/o inexpertos, cumplen un destacado lugar en ello el grupo de los Outsiders.  Éste corresponde a una agrupación de superhéroes jóvenes, que ha tenido más de una encarnación, pero que en su primera formación y durante parte de la tercera, fue entrenada por el Caballero de la Noche.   Respecto a la primera versión de este equipo, uno de los puntos más interesantes es que en su mayoría las circunstancias vitales de sus integrantes, permitían abordar temas como la discriminación, la diversidad y la tolerancia, lo que les otorgaban un cariz mucho más político a sus historias (de ahí en parte el nombre del grupo).
Bella portada de una edición conmemorativa
de Arkham Asylum (una de las historias
más emotivas que se han escrito sobre Batman).
     Dentro de los aliados de Batman al cuidado de Ciudad Gótica, destaca su relación con el comisionado Gordon.  Éste se ha transformado en alguien emblemático dentro de las historietas del vigilante, puesto que en su caracterización tan compleja, con el tiempo ha llegado a ser no sólo uno de los personajes más importantes y estimados de estos cómics: también ha llegado a representar como nunca al sujeto común y corriente (esto es, sin poderes, ni usar un disfraz), quien se enfrenta a los peligros y a la criminalidad, además de otorgar una imagen épica de los verdaderos héroes, como se espera que sean policías y otros individuos dedicados a salvaguardar la paz.  Aparte del mismo Gordon (padre de Barbara, la segunda Batichica y luego Oráculo), otros aliados detectives y policías de Batman son Harvey Bullock, la detective Montoya (quien después tomaría el papel de Question II) y Sarah Essen (la segunda esposa del mismísimo James Gordon y otra trágica víctima del Guasón), entre otros.   Todos estos personajes han llegado a sobresalir por sí mismos, obteniendo en muchos casos novelas gráficas en exclusiva dedicadas a ellos, como el más que recomendable Anual 2 de Batman Leyendas del Caballero de la Noche.  
     En cuanto a la galería de villanos de Batman, pues ésta es lo suficientemente diversa, atractiva y famosa como para ser considerada la más popular de DC (siendo tan sólo la de Flash dentro de este universo, tan llamativa como la del Caballero Oscuro, incluso por sobre la de Superman; mientras que en Marvel sólo Spiderman logra sobresalir en cuanto a tanto enemigo formidable).  Se afirma que mientras Superman (un ser de increíble poder) se enfrenta a los dioses, que logran hacerle frente gracias a sus propias cualidades extraordinarias, Batman lucha contra la escoria de la sociedad; de este modo gran parte de sus villanos son locos, asesinos seriales, mafiosos y ladrones en pocas palabras, si bien en su galería igual se encuentran unos cuantos seres igualmente con poderes sobrehumanos.  A la hora de hablar de la verdadera némesis del Señor de la Noche, está claro que ésta resulta ser el Guasón (cuyo nombre real en inglés es Joker, si bien en castellano también se le ha nombrado como Comodín); mientras Batman en su afán de justicia representa el orden y la lógica, el Guasón simboliza el caos y lo irracional, de modo que en la disputa entre ambos se identifica el conflicto entre dos fuerzas completamente opuestas (y a un nivel metafísico, representan el dilema del hombre frente a su naturaleza ambivalente).  Al respecto, existe una idea acerca de Batman y sus villanos, la cual afirma que éste mismo en su propia obsesión por mantener la paz en su ciudad, ha creado directa e indirectamente a sus opositores; todo a manera de respuesta ante el control casi fascista que algunos observan en el superhéroe.  Otro enemigos de Batman que no se pueden dejar de mencionar, son el Pingüino (un mafioso pequeño y rechoncho. que en su imagen recuerda al ave que le da su apodo y a su vez gusta de usar paraguas, como de disfrutar la compañía de las aves), el Acertijo (uno de los tantos locos que pululan por Ciudad Gótica, obsesionado con las preguntas de ingenio), Ra´s al Ghul (en la práctica un inmortal, un hombre de más de mil años con pretensiones magalomaniacas  y ecoterroristas y quizás el segundo gran villano del Murciélago), Bane (un superdotado con físico de culturista y el único que ha logrado derrotar a Batman, al punto de quebrarle la columna), Mr. Freezer (quien usa un traje protector, puesto que vive en permanente estado similar a la criogenia, por lo que no soporta el calor, siendo que además usa el hielo para cometer sus fechorías), Dos Caras (mafioso psicópata con la mitad del rostro deformado y obsesionado con la dualidad), el Espantapájaros (de apariencia tenebrosa tal como el muñeco que le otorga su sobrenombre y quien usa el miedo para dominar a sus víctimas), Hiedra Venenosa (bella mujer fatal que puede controlar las plantas), Harley Queen (la novia del Guasón y que viste como un arlequín, siendo además una gran gimnasta), el Sombrero Loco (se cree el personaje de Alicia en el País de las Maravillas y usa sombreros para dominar la mente de la gente, a través de sofisticados mecanismos de lavado de cerebro) y Caracortada (un muñeco de madera controlado por el Ventrílocuo, otro tipo con personalidad múltiple y cuyo lado malvado se manifiesta a través del muñeco, que utiliza para cometer fechorías)…La verdad es que la lista es bastante grande y podría ocupar mucho espacio aquí.
Uno de los momentos más dramáticos en la historia del Murciélago:
cuando Bane lo deja inválido.
     Un caso particular en la historia ficticia de Batman es su relación con Gatúbela (Catwoman), quien empezó como un enemigo más del superhéroe, si bien siempre mantuvo su aspecto sensual y su flirteo con éste.  Antes de la Crisis en las Tierras Infinitas (la saga épica que reorganizó el universo DC entre 1985 y 1986, durando hasta julio del 2011, cuando partió al mes siguiente su más reciente continuidad con los llamados Nuevos 52) en la llamada Tierra 2, incluso llegó a casarse con Batman, teniendo como hija a la primera versión de la Cazadora.  No obstante a partir de la revisión definitiva del origen de Batman, hecho por Frank Miller en Año Uno de 1988, se definió una personalidad diferente en varios puntos para Gatúbela, lo que por supuesto influyó en su relación con Batman: incluso se le otorgaron rasgos heroicos, colaborando en muchas ocasiones con éste y otros superhéroes, además de mantener su romance irregular con el Murciélago.  Se puede afirmar sin tapujos que dentro de las relaciones amorosas de Batman, la más constante ha sido la suya con esta mujer, pese a sus conflictos.  Luego la popularidad de esta Gatúbela llegó a tales niveles, que consiguió su propia revista, la que se sigue editando hasta el momento.  
     Si bien Batman desde un principio ha contado con artistas de gran talento para contar sus aventuras, pasaron bastantes décadas desde su creación, para que comenzaran a surgir sus historias más inolvidables, llegando muchas de ellas al estado de clásico, como también de verdaderas obras de arte del cómic.  En este sentido, se puede afirmar sin tapujos que la Saga de Ra´s al Ghul de Dennis O´Neil y Neal Adams, de los primeros años de los setenta, fue la que comenzó a marcar el paso para convertir a Batman en un personaje no sólo más adulto, si no que en una instancia para mostrar tramas de gran envergadura dramática y con un arte gráfico que llegara a lo sublime.  Extensa es la lista que engruesa estas joyas del llamado noveno arte; a continuación se nombrarán unas pocas: Año Dos, Una Muerte en la Familia, El Culto, Asilo Arkham, La Broma Asesina, La Espada de Azrael, La Caída del Murciélago, Contagio, Cataclismo, Tierra de Nadie, El Largo Halloween, Silencio, Guerra contra el Crimen , Loco Amor, Tierra 1 y muchas, muchas más.  
Afiche de Batman Vuelve.
     Debido a su enorme éxito y atractivo para el público, más allá del habitual lector de historietas, Batman se ha convertido en una franquicia comercial mucho más rentable que el mismo Superman.  Este hecho ha significado que en los medios audiovisuales, haya  conseguido una mayor cantidad de adaptaciones que la mayoría de los superhéroes.   Tras las llamadas matinees o seriales hechas para el cine, de antes de la masificación de la televisión, el primer programa de la pantalla chica basado en el personaje, fue la clásica parodia colorinche con un panzón Adam West haciendo del Señor Oscuro (en todo caso, para nada lóbrego, si no por completo caricaturesco); acompañado por un crecidito Robin y al cual según cuenta la leyenda, su ajustado traje le marcaba demasiado la entrepierna, por lo que los camarógrafos debían hacer magia para no enfocarlo tanto hacia esa parte de su anatomía.  El show duró hartos años y hasta estrenó una película en las salas de teatro, destacando además por su hoy conocido tema musical principal y lo pintoresco de su interpretación de su galería de villanos. 
     En 1989, recién se estrenó para cines un filme de imagen real que le hiciera honor al Caballero de Ciudad Gótica: Batman de Tim Burton, cinta que si bien ha “envejecido” un resto, mantiene aún su encanto con un magnífico Guasón a cargo de Jack Nicholson y una banda sonora de Danny Elfman inolvidable (más las canciones de Prince que en su tiempo hicieron furor).  El éxito de este largometraje, permitió que se hiciera para la televisión Batman: La Serie Animada, programa que duró años y que para muchos es considerado el mejor dibujo animado televisivo basado en un cómic de superhéroes.  Creado por Paul Dini, a cargo de muchos de los guiones y por Bruce Timm, en los diseños de personajes y ambientación en general, se extendió a todo un universo televisivo al que le sucedieron otras series como Superman: La Serie Animada, Batman del Futuro y Liga de la Justicia; fue así como todas ellas mantuvieron una continuidad argumental, la cual ligó estas distintas series entre sí; a su vez se produjeron varios filmes animados entre medio de la producción de estos shows, siendo el primero de ellos La Máscara del Fantasma y estrenado para la pantalla grande (a diferencia del resto que salió directo para la venta en formato casero). 
    Volviendo a los filmes de live-action, en 1992 se pudo ver Batman Vuelve, del mismo Burton, la que superó a su predecesora y que en esta ocasión contó con dos villanos: el Pingüino y Gatúbela, quienes estuvieron a cargo de actores de la talla de Danny de Vito y Michell Pfeiffer respectivamente.  No obstante luego la franquicia cinematográfica pasó a manos de otro director, Joel Schumacher, quien con Batman Eternamente (1995) y Batman y Robin (1997), mató los dividendos del personaje para el cine por larga cantidad de tiempo.

Una de las versiones animadas de Batman más queridas: la de Dini y Timm.


     Tuvieron que llegar Cristopher Nolan como director y David S. Goyer como guionista, para que se comenzara una nueva etapa de Batman en el cine con Batman Inicia en 2005, la cual fue la primera cinta de una trilogía completada por El Caballero de la Noche (2008) y Batman Asciende (2012).  Estos filmes le otorgaron un realce al superhéroe en los medios de comunicación masivos, ofreciendo historias de gran intensidad dramática, que se basaron en algunas de las historietas y momentos más significativos del personaje.  A su vez contaron con grandes actores y un equipo artístico y técnico de primera, otorgándole a la trilogía una marca adulta y tan “oscura” como algunas de las mejores historias del superhéroe.
     Tras el estreno de la primera cinta de Nolan sobre el Murciélago, se hizo una nueva serie animada sobre éste: The Batman, la cual llegó a las 5 temporadas y hasta tuvo un largometraje.  El programa se caracterizaba, entre otras cosas, por la nueva interpretación del origen e historia de muchos de los villanos, así como de sus estilizados diseños.
     El siguiente programa animado dedicado a Batman fue Batman the Brave and the Bold con diseños y caracterizaciones inspirados en la mencionada Edad de Plata y un desfile de personajes del universo DC como nunca antes se había visto.  Para muchos superior a The Batman, sus guiones se encontraban desarrollados a partir de un cortometraje a manera de introducción y luego una historia principal que abarcaba el resto del capítulo.  Pese a lo ingenioso de su factoría, duró sólo 3 temporadas.
     En la televisión se ha vuelto a ver a Batman como “personaje invitado” en Justicia Joven y tan sólo el año pasado se estrenó un nuevo programa dedicado al personaje y el cual responde al nombre de Beware the Batman, siendo en este caso el primero sobre el superhéroe hecho totalmente con gráficos computacionales.
     Por último, se ha visto a Batman en varios filmes animados hechos para la venta directa en DVD y blu-ray, siendo muchos de ellos adaptaciones de novelas gráficas populares como Bajo la Capucha, Superman/Batman: Enemigos Públicos, Superman/Batman: Apocalipsis, Año Uno, El Regreso del Caballero de la Noche, Bajo la Capucha Roja, Tierra 2, entre otros.  Todos ellos bastante recomendables y dirigidos a un público especialmente adulto, debido a su cuota de violencia.

Afiche de una de las tantas películas animadas de Batman
de factoría adulta y basadas en cómics editados con anterioridad.

4 comentarios:

  1. La verdad es que Batman se ha transformado en una figura icónica de nuestra cultura. Como bien observas, todos conocen al personaje, a sus villanos y un poco de su historia, incluso aquellos que no gustan del comic...
    En lo personal, lo encuentro mucho más interesante que a Superman, porque es más complejo, menos plano...
    Además, se nota que ha inspirado la creación de otros superhéroes. Creo, por ejemplo, que es bastante obvia la conexión con personajes como Daredevil. Pero tú eres el especialista en el tema, así que me dirás si ando encaminada o no...

    ResponderEliminar
  2. Hola, Guivi: Te agradezco por comentar este texto que me quedó mucho más largo de lo previsto (justo cuando mencionas a Daredevil, resulta que mi idea original era que esta entrada fuese sobre ambos personajes, tal como las primeras entregas de esta serie de textos lo son; no obstante era tanto lo que tenia para contar sobre mi superhéroe n° 1, que al otro lo tendré que dejar para el mes que viene). Lo que afirmas acerca de la influencia de Batman en la creación de otros superhéroes es cierto, si bien Matt Murdock (el nombre real del pelirrojo Daredevil) tiene relación en otros aspectos del primero; más bien porque ambos son "Vigilantes" y poseen un disfraz que tiene como intención asustar a los malhechores; de ahí nada más que recuerde...¡Ah y que ambos tienen sus andanzas en la noche! Nos estamos leyendo y recuerda que para este mes viene mi crítica sobre la cuarta novela de tu saga literaria/televisiva fetiche (tú me entiendes, je).

    ResponderEliminar
  3. cabe destacar que no solo bats hace despertar tantas emociones en los lectores sino que tambien, lo son sus villanos como el guason, ese psicopata de gran sonrisa que a la vez saca carcajadas. gran texto elwin, estoy leyendo todos tus superheroes favoritos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, los villanos de Batman son formidables (si hasta han tenido sus propias revistas y miniseries como el mismísimo Guasón, Bane, Harley Queen, Hiedra Venenosa y muchos más). No obstante respecto a eso que afirmas acerca de "El Príncipe Payaso del Crimen", sólo en las versiones de la Edad de Plata y las infantiles y de algunas series, este es cómico en realidad, puesto que luego a partir de los ochenta (o antes) se le hizo realmente aterrador (si no me crees, lee "La Broma Asesina", por no mencionar otros).

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...