viernes, 17 de octubre de 2014

¿Qué pasó con John Doe?


                                         

       En el año 2004 se estrenó con bombos y platillos el nuevo programa de Fox que supuestamente era uno de sus platos fuertes de la temporada: John Doe.  El programa fue un éxito, convirtiéndose sin lugar a dudas en un título de culto y consiguiendo fervorosos seguidores; estos no dudaron en formar de inmediato comunidades y subir a la Red distintos planteamientos y discusiones respecto a los cuestionamientos que desde su capítulo piloto el programa presentó.  Pese a las numerosas virtudes de la serie, entre las que destacaban el mismo carisma de su protagonista, el atractivo físico del actor que interpretaba a éste (Dominic Purcell) y en general unos sólidos guiones, la serie para sorpresa de millones fue cancelada hacia el final de su debut.   Fue así que con sólo 21 capítulos y un final de temporada que quedó en suspenso esperando su resolución, John Doe dejó “huérfanos” a sus seguidores que se mordieron las uñas y tiraron el pelo preguntándose cuál era el verdadero motivo de las cualidades extraordinarias de su personaje principal y qué había de cierto en lo que mostraba la impactante revelación de su última escena.
     La trama general de la serie gira en torno a lo siguiente: Un hombre despierta desnudo en medio de una pequeña isla desierta, a lo que se le suma el hecho de que no posee memoria alguna de quién es, ni de su pasado.  Además tiene una marca extraña por debajo de su esternón, la que parece un símbolo arcano. Cuando logra llegar a la civilización y entrar en contacto con otros seres humanos, se da cuenta de que es capaz de responder a cualquier tipo de preguntas que le hagan, pues aún sin saber por qué razón,  tiene conocimientos sobre tema que exista (historia, ciencia, artes, etc.) e incluso maneja hasta las lenguas más exóticas. Por otro lado su vista le permite ver sólo en blanco y negro.  Es entonces que aprovecha sus conocimientos para ganar dinero haciendo inversiones bursátiles, de modo de conseguir la seguridad económica como para vivir tranquilamente y así tener los medios para averiguar quién es realmente.  Entre tanto logra hacer un pequeño grupo de amigos, quiénes le permiten mantener un sentido de pertenencia, de modo que John Doe, nombre que escoge para sí mismo,  no se encuentra por completo solo en medio del misterio que es su vida. 
    El nombre del protagonista en español puede ser traducido como Fulano de Tal o Juan Pérez, ya que es el dado en Estados Unidos a los desconocidos o, para ser más precisos, a los cuerpos de sujetos de quienes se ignora su verdadera identidad al momento de ser hallados.  Es así que el protagonista cuando debe escoger un nombre para incorporarse a la vida pública, opta por ello, haciendo atención a sus propios orígenes inciertos.  Por otro lado, un nombre tan simple como este, recalca en contraposición su naturaleza maravillosa y que lo hace sobresalir entre el resto de las personas (lo que además lo convierte en alguien especial para tanta gente, entre aliados y villanos).
    En el primer capítulo el protagonista se ve inmerso en un caso policial, el cual gracias a sus extraordinarias facultades ayuda a resolverlo.  Este hecho da el punto de partida para que el programa gire por un lado, en los casos delictuales en los que se inmiscuye el personaje dentro de su investigación; además permite la introducción de algunos de los personajes con los que Joe llega a entablar una sólida relación.  Paralelo a los capítulos de tipo policial, se encuentran aquellos que giran en torno al propio misterio sobre quién es en realidad Doe, por qué razón posee tales facultades y en los que se encuentra involucrada una ominosa organización sólo conocida como Fénix.
     Respecto al grupo que se hace llamar Fénix, en lo poco que se llegó a desarrollar sen la única temporada, se pudo ver que era de carácter científico como también medianamente esotérico. Para esta gente John Doe era de gran importancia, si bien nunca se pudo saber la verdad acerca de sus motivos para dominarlo; no obstante en determinado momento de la trama, al más puro estilo conspirativo de series como Los Expedientes-X, Millenium o Fringe, se presentó a Doe y al espectador una razón verosímil acerca del misterio sobre quiénes eran en realidad el protagonista y la gente de Fénix, sin embargo todo resultó al final ser una tapadera para sus verdaderos fines. Se puede contar sobre ellos además que sus dirigentes y/o miembros incurren sin vacilaciones en prácticas que llegan a la ilegalidad y que sin duda los convierte en criminales, ya que incluso llegan a cometer asesinatos a sangre fría; además poseen un gran poder adquisitivo y/o medios económicos, los que les permite realizar sus acciones con espectacularidad.  Supuestamente la mayoría de sus integrantes son sordomudos, puesto que se comunican usando lenguaje de señas y no hablan.  En un principio esta gente se ve manejada por una dura mujer mayor, pero luego se deja claro que la dama era sólo un eslabón más en sus oscuras pretensiones, pues se le dio un destino inesperado al personaje. Quien en realidad lidera al grupo es un hombre de quien nunca se vio su rostro, salvo en el capítulo final donde se descubre su supuesta identidad y ello en un giro increíble de los acontecimientos.
Logotipo de la serie que incluye la extraña marca que lleva
en su cuerpo el protagonista.
     A mediados de la temporada, en uno de los episodios más entretenidos de la serie, el cual transcurre casi por completo dentro de un avión, John Doe conoce a una doctora con la que llega a entablar una relación amorosa.  Este personaje volvió a aparecer en otro capítulo, mas luego el romance pareció diluirse, puesto que no se volvió a usar en las historias; tal vez los planes de los responsables de la serie era rescatarla del limbo en temporadas posteriores, siempre y cuando el programa hubiese seguido en emisión.  Algo curioso respecto a este romance, es que la actriz encargada de interpretarla es nada menos que Gabrielle Anwar, actriz que en su juventud durante la década de los noventa hizo unos cuantos filmes de renombre (Perfume de Mujer y la tercera versión de La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos, entre otros); no obstante luego su carrera se diluyó y apenas se supo de ella hasta su aparición acá.  Por otro lado si bien bella a su manera, llama la atención lo mayor que se le ve en la serie, más si se le compara con la regia presencia del protagonista.
     Teniendo en cuenta la trama general de John Doe, es posible encontrar en ella una tendencia por abordar el tema de la identidad y la búsqueda de los lazos que permitan definir ésta misma; de este modo los recuerdos (o más bien la ausencia de ellos) y el pasado cumplen un papel destacado en el programa, puesto que no sólo John Doe es mostrado acá como un individuo fragmentado y sensible frente a la preocupación por lo que bien podríamos llamar lo que dejamos atrás y que en el caso de muchos de los otros personajes corresponde a su antiguas decisiones y a las consecuencias que ello les ha traído.  Es entonces que existe la posibilidad de mejorar la propia condición vital de cada uno, gracias a las nuevas oportunidades que se les presentan y a las que les sacan provecho sin vacilaciones; de este modo también el compañerismo es esencial para conseguir dichos objetivos.
     Dentro de los elementos característicos del programa destaca el gore de la mayoría de sus episodios, lo que va en sintonía con su trama de tipo policial; ello corresponde a los distintos cadáveres que se ven a lo largo del programa, todos ellos víctimas de los criminales con los que se cruzan los personajes. Los guiones preponderan además el suspenso y la intriga, acompañados por supuesto por la acción y la aventura, con una pequeña cuota de humor.  Todo esto es posible gracias a la versatilidad del protagonista, quien debido a su infinita gama de conocimientos, sobresale entre a los que ayuda, de modo que gracias a sus talentos puede participar tanto como investigador, como también de hombre ducho en defensa personal y artes marciales.
    Siendo el protagonista absoluto del show John Doe (de ahí su título), pese al relativo atractivo que puedan tener los personajes “comparsa” de la serie, éste es presentado como un tipo de personalidad agradable, amistoso y leal; de este modo independientemente de su extrema inteligencia, se destaca en él su gran corazón y ternura, siendo que su falta de memoria y de relaciones interpersonales anteriores a su “despertar”. Por otro lado su sentido de orfandad hace que un hombre tan carismático como él despierte en muchos (y en el espectador) simpatía y empatía.  Para quien hubiese visto el programa clásico de los noventa El Camaleón, John Doe recuerda en muchos aspectos a su protagonista Jared, ya sea tanto por su extrema inteligencia, soledad como su regio porte. Dentro de todo lo que corresponde al enorme encanto de John Doe, se encuentra el trabajo mismo de Dominic Purcell, el actor que tuvo a su cargo interpretarlo; queda claro que independientemente de las virtudes histriónicas de éste, su clara belleza masculina logra provocar mayor interés hacia el protagonista, de modo que ante un sujeto tan encantador bien resulta difícil ser indiferente.  Frente a toda esta situación, sin dudas Purcell se convirtió en todo un símbolo sexual, rol que aumentó su carga con el estreno de su siguiente programa de televisión, Prision Break, donde en esta ocasión tuvo un papel mucho más adulto y dramático.  No obstante los guiones de la serie desde el punto de vista visual no destacaron tanto su sex-appeal, puesto que pese a lo que se esperaría, apenas se le pudo ver a torso desnudo o semidesnudo, a diferencia del capítulo piloto que si explotó esa faceta suya (lo que en cambio sucede en shows donde el papel principal gira en torno a un hombre joven y apuesto, como la ya mencionada El Camaleón y Farscape). 
     Siendo el estreno de la serie bastante llamativo y ofreciendo una serie de interrogantes interesantes como para conseguir de forma rápida un público cautivo, se podría decir que tampoco fue gran cosa si se lo compara con el debut de otros programas.  También es posible afirmar que los primeros capítulos fueron sorprendentes, si bien no dejaban de ser entretenidos, aunque bien eran olvidables.  No obstante ya llegados al capítulo 5 más o menos, el programa tomó su rumbo e identidad, ello gracias a mejores argumentos y a que ya al menos había el suficiente material argumental (en parte gracias a las relaciones que habían logrado conseguir los distintos personajes entre sí) como para crear mejores historias.  Este hecho hace parecer que tal vez sus creadores no tenían bien claro para dónde iba la serie, lo que queda demostrado por el hecho de que pasaron hartos capítulos como para que uno de los personajes tuviese real importancia y no fuera un mero nombre en el listado del casting, en vez de contar con apariciones esporádicas y casuales; a ello se suma la muerte de uno de los otros personajes, que ocurre sorpresiva y dramáticamente a mediados de la temporada, lo que en parte ayudó a potenciar la figura del otro protagonista ya mencionado.
    Mimi Leder, directora de un filme ya clásico de desastre de los noventa (Impacto Profundo, 1998) y de la cinta de acción El Pacifista de la misma época, estuvo muy involucrada en la realización de la serie.  Considerando que la Leder comenzó su carrera en la misma televisión dirigiendo un montón de capítulos para el drama médico ER, cuando le tocó dedicarse a John Doe, hace rato que era una consagrada artista tras la cámara; de este modo la directora se encargó de varios de los mejores capítulos del programa, dándole además un claro carácter cinematográfico de magnificencia y de superproducción a los guiones que tuvo en sus manos.  La artista dirigió en total 6 de sus capítulos, entre ellos el piloto y el final, además de ejercer entre sus productores.
     Aparte del propio John Doe, los demás protagonistas de esta serie corresponden a los siguientes:

Teniente Jamie Avery: Bella mujer de aspecto duro, que ostenta un alto cargo en la oficina de policías, donde desde el primer episodio John Doe llega para resolver varios casos.  Hija de un padre también agente, carga con el peso que significa la figura de su padre, ya fallecido, además de una triste historia de amor que se nota también la dejó marcada lo suficiente como para convertirla en alguien reservado.  En un principio su personalidad incrédula la hace recelar del prodigio que ofrece desinteresadamente sus servicios, hasta que por fin John se gana su confianza y, quizás lo más importante, su leal amistad.
Frank Hayes: Este afectuoso hombre de raza negra es un oficial compañero de la teniente Avery, quien se convierte si es que no en el mejor amigo de Doe, en uno de los más cercanos a éste.  Padre de familia, se encuentra en proceso de separación con su esposa, ya que ésta le reclama el poco tiempo que pasa con ellos, puesto que gran parte del día (y de la noche) se la pasa en sus labores policiales; de este modo tanto en Hayes como en Avery, es posible reconocer al sujeto abnegado en sus obligaciones profesionales, si bien esclavo de su trabajo, a tal punto de renunciar a su propia vida privada la mayor parte de las veces.  Este tipo de personajes, correspondiente a la autoridad a cargo de la defensa de la ley y el orden, es habitual en las series gringas; ellos representan la idealización de los líderes de su comunidad, como ejemplos de entrega a los suyos y rectitud de corazón.
Digger: Es el dueño del bar al que llega John Doe por casualidad en el piloto.  Este es el quien hasta más o menos la primera mitad de la temporada, se mostró como alguien frívolo y hasta cierto punto pedante, además de que sus breves apariciones hasta el momento le otorgaban diálogos que para nada lo hacían verse simpático (aparte de tener por lo general un tono anecdótico dentro de los guiones). No obstante como ya se ha mencionado más arriba, se convirtió luego en un personaje mucho más complejo, de vital importancia para la trama general y en, quizás, el más importante aliado de John.  Digger (“Excavador” en inglés) es claramente un apodo y el origen de éste nunca quedó claro.  Desde antes de reforzar su protagonismo, quedó claro que había tenido un pasado más que interesante, lleno de aventuras arriesgadas; es así como luego se hizo uso de este aspecto suyo para convertirlo en otro tipo más que capaz e inteligente, que en más de una ocasión llega a sacar de aprietos al mismo Doe y al resto.
Karen Kawalski: Joven y bella estudiante de arte, quien en un principio trabajaba para Digger, hasta que luego tuvo como empleador a John Doe.  Como el resto de los protagonistas de la serie, posee un pasado complicado y que la marcó lo suficiente como para que en su caso compartiera con Doe el sentimiento de soledad y orfandad, a tal punto que la relación entre ambos llegara a ser mucho más emotiva que con los demás (en el plano hermana menor/hermano mayor).  Asimismo es una chica talentosa y muy sensible.


6 comentarios:

  1. Qué bien, Elwin, que te gustó la serie!!
    Me da lata engancharme con series que no van a continuar. Lo mismo pasó con "Invasión". Me gustaría verla de nuevo, aunque tendrá que ser sola, porque dudo que Iván me acompañe.
    Buen post!
    Cariños! !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno saber que me acabas de leer! Por años tuve pendiente ver esta serie y gracias a mi amigo Luciano fue posible poder tenerla y verla de una vez. Respecto a geniales programas acabados antes de tiempo, "Invasión" fue una que varias veces estuve a punto de comprarme...¿Y has visto "Flashforward"? ¡Esa sí que me dolió su cancelación! Estaba basada en una novela de un escritor que a tu marido le gusta mucho. Gracias por dedicarle tiempo a este blog.

      Eliminar
  2. Interesante (y completa) reflexión, Elwin. Yo escribí un artículo sobre la serie cuando la emitieron en España hace un montón de años, y otro sobre su protagonista, el actor Dominic Purcell. Te dejo los enlaces por si quieres echarles un vistazo, ya que en ellos comentaba algún que otro detalle sobre el (apresurado) final de la serie que puedes encontrar interesante.
    Sobre John Doe:
    http://elzocodelakkamanda.blogspot.com.es/2005/10/el-misterio-no-resuelto-de-john-doe.html
    Y sobre el propio Purcell:
    http://elzocodelakkamanda.blogspot.com.es/2008/11/de-cine-dominic-purcell.html
    Un saludo cordial, feliz semana y nos seguimos leyendo, como de costumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias una vez más, Alejandro, por pasarte por acá. Hace rato que debía tener listo este texto, pero mis otras obligaciones me han tenido ocupado (entre ello no he podido revisar mis blogs favoritos como el tuyo); como tengo más ganas de saber qué pasó con esta gran serie y de su notable actor protagonista, me leeré hoy sin falta y con gusto tus textos. Que estés muy bien.

      Eliminar
  3. Que lastima esa fue unserie que vi hace unos años hoy que me consegui todos los 21 capitulos me defrauda que no tenga un segunda temporada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos pudimos encantarnos con ella y en especial su protagonista. Gracias por pasarte por acá, que eres bienvenido cuando quieras con tus palabras y a hacerte seguidor del blog, lo que me honraría bastante. Por cierto ¿De qué país eres?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...