domingo, 2 de abril de 2017

Regreso al mundo de “Watchmen”. Primera parte.


Introducción.

      Entre septiembre de 1986 y octubre de 1987 DC se publicó originalmente la miniserie conocida como Watchmen (en español Los Vigilantes), de los autores Alan Moore en el guión y Dave Gibbons en el dibujo, la cual cambió para siempre la manera de ver los cómics del género superheroico.  El planteamiento de su historia, bastante crítico, complejo y adulto para lo que hasta entonces se había hecho al respecto en DC, Marvel y otras empresas del rubro, llevó al resto de los colegas de Moore y Gibbons a crear nuevas obras, que respondieran a la idea de armar un argumento con sus características; de este modo surgió con mayor fuerza que nunca el interés por demostrar que los lectores ya estaban preparados para algo más complejo, que la eterna batalla entre el bien contra el mal y las típicas peleas entre superhéroes y villanos.
     La trama de esta historieta transcurre en un Estados Unidos alternativo ochentero, en el cual Richard Nixon lleva ya décadas como presidente del país, debido a que ha sido reelegido de manera consecutiva, pues ganó la Guerra de Vietnam y el famoso escándalo Watergate nunca sucedió; además la Guerra Fría con la Unión Soviética se encuentra en uno de sus puntos más críticos. En este mundo, al menos en Gringolandia, también hay superhéroes, si bien solo uno de ellos corresponde a lo que se llama “metahumano”, el Doctor Manhattan, cuyo poder es tan grande que en la práctica es un dios en sí mismo; el resto de los que han ostentado el rol de justicieros, poseen habilidades físicas extraordinarias, gracias a un riguroso entrenamiento, además de en algunos  casos una inteligencia prodigiosa.  No obstante a diferencia de los bienhechores que encontramos en el multiverso deceísta e incluso en el marvelita, algunos de estos no poseen un código de honor y más que estar motivados por principios altruistas, están interesados en satisfacer sus obsesiones hedonistas; por otro lado, y para nada un detalle menor, no tienen asco en matar a los criminales y villanos a los que se enfrentan.
      El grupo de personajes variopintos que aquí aparecen, pese a sus bajezas logró calar hondo en el público y la crítica, de modo que de inmediato la gente pidió mayores historias sobre estos, ya sea antes o después de los eventos desarrollados en la novela gráfica original.  Sus mismos creadores tenían la intención de volver a este mundo, relatando de manera más completa las aventuras y desventuras de los Minutemen, el primer grupo de superhéroes en surgir dentro de esta ficción, a finales de la década de los treinta (o sea, en plena Edad de Oro de los cómics, justo cuando nacieron verdaderos íconos como Capitán América, Namor, la Antorcha Humana Original, Superman, Batman, Wonder Woman y Shazam, detalle para nada gratuito al observar las dobles lecturas de su argumento) y que luego tendría sus respectivos sucesores, los mismos protagonistas de la trama central de Watchmen.  Como al final nunca se llevó a cabo el sueño de Moore y Gibbons, de seguro tal vez por los conflictos del primero con DC, tuvieron que pasar décadas para que el proyecto se concretara y eso que no fue con el apoyo de ninguno de estos dos artistas.
       Ante el éxito de esta historia, toda una historieta de culto que incluso ha sido considerada como obra literaria por algunos (lo que me parece una exageración y no porque la mire en menos, sino por el hecho de que bien me parece que cómics y literatura son expresiones distintas y valiosas dentro de sus propias características), en 2009 Zack Snyder realizó la esperada versión fílmica, que si bien fue un éxito de crítica, tuvo sus cuantos detractores.  Con un guión bastante fiel a la obra que la inspiró, contó con preciosos diseños y una dirección de arte que en más de una ocasión calcó a la perfección varias de sus viñetas.  Por otro lado, la violencia explícita y el erotismo del cómic, no fueron dejados de lados, así como el inserto de la historieta secundaria que aparece en el texto original y que aquí se optó por representar a través de una animación, que se va mostrando en ciertos momentos de su metraje.


Trailer del filme.

       Aprovechando el boom de la cinta de Snyder y para llevar la obra de Moore y Gibbons más todavía al público que la desconocía y tras ver el filme podía interesarse en ella, se realizó por la misma época de su estreno una versión en Motion Comic de Watchmen, de casi 4 de horas de duración.  Es así que siguiendo una vieja técnica que data de los sesenta y través de la cual se animaron a principios de esa década varios títulos Marvel (como Thor, Iron Man, Hulk y otros), se actualizó este formato usando medios tecnológicos computacionales  y se animó viñeta por viñeta  la novela gráfica.  Para esto se contrató a un actor que hiciera de narrador y le pusiera voz a todos los personajes, además de agregarle música y efectos sonoros. El impacto de resucitar los motion comics fue lo suficientemente grande, como para que luego tanto DC como Marvel sacaran en este mismo estilo, varios de sus títulos más famosos.
       Publicada en 2012, justo al cumplirse los 25 años de la obra maestra de Moore y Gibbons, Antes de Watchmen se compuso por nada menos que 34 tomos realizados en su mayoría por distintos equipos de trabajo, conformados por algunos de los nombres más cotizados en la actualidad, entre guionistas y dibujantes.  Lo que se hizo en realidad con esta considerable cantidad de entregas y tantos talentos reunidos para realizar tan esperada precuela, no ha sido otra cosa que armar el pasado de los eventos de la historieta original, creando miniseries dedicadas en exclusiva a sus personajes por separado (con una que otra aparición estelar de sus viejos compañeros).  El resultado ha sacado más de un roce con los seguidores de la obra primigenia, al menos entre los puristas, consiguiendo varios detractores, pese al claro valor estético de estas viejas/nuevas aventuras y la reputación de sus responsables. 
      Para otorgar un mayor relación con la historieta realizada por Moore y Gibbons en su momento, al final de cada número que comprende Antes de Watchmen, vienen dos páginas de la novela gráfica titulada como La Maldición del Corsario Carmesí, una historia ambientada más o menos en el siglo XIX y que aparentemente no tiene que ver con las andanzas de Búho Nocturno, Dr. Manhattan, el Comediante y compañía, pero que en su trama en realidad guarda varios paralelos con lo transcurrido en estas miniseries.  Pues la inclusión de esta otra obra, escrita por todo un veterano como lo es Len Wein y dibujada nada menos que por John Higgins (el mismo colorista del cómic original), tiene como antecedente a la “historia dentro de la historia” titulada Relatos del Navío Negro, un cómic que lee un personaje secundario suyo y cuñas viñetas a veces se dejan apreciar al lector real de Watchmen.


Trailer del motion comic.

      Tras estas palabras, ya es el momento de iniciar esta serie de posts, sobre unas cuantas historietas que sin dudas recomiendo…

1- Minutemen.

1.1. El autor: Darwyn Cooke.

          
     Tenía que leerme esta preciosa obra suya e investigar en la red su biografía, para enterarme que el elogiado caricaturista canadiense discípulo de Bruce Tim, falleció tan solo el año pasado víctima del cáncer.  Nacido el 16 de noviembre de 1962 en Toronto, Canadá y muerto el 14 de mayo en Florida, USA, en sus poco más de 50 años en la Tierra realizó varios trabajos para DC, Marvel y otras compañía que lo convirtieron en un artista bastante cotizado.  Su estilo de dibujo claramente distintivo, con una estética “vieja” de cartoon que de inmediato acaparó la atención de Bruce Timm y el ya mencionado Dini, le abrió las puertas del mercado, cuando estos dos lo llamaron para que trabajara en sus series animadas de Batman, Superman y Batman Beyond.
      Tanto dibujante como guionista, entre sus obras más famosas se encuentra la nostalgia novela gráfica DC: La Nueva Frontera (2004), una revisión en clave adulta de la Edad de Plata de los cómics de la Liga de la Justicia, la cual le otorgó la consagración debido a la fuerza de su argumento y la manera tan personal, como emotiva, con la cual tomó para sí a algunos de los personajes claves del universo DC.  Ante el impacto de este título, en 2008 se estrenó una preciosa versión animada como película hecha directa para el video casero.  No obstante antes de este éxito, Cooke ya había hecho otras joyitas como su psicologista revisión del Caballero de la Noche y los problemas con su personalidad pública Bruce Wayne, en Batman: Ego (2000).  De igual manera reconocida es su labor con Catwoman y otras colecciones.
       En Marvel tuvo en sus manos a nada menos que Spiderman y unos cuantos títulos relacionados con los X-Men.  No obstante es con su participación a través de las nuevas historias de The Spirit, de nuevo para DC (aunque fuera de la continuidad principal, ya que no pertenece al llamado Multuverso), sobre el famoso personaje de Will Eisner, que logró otros de sus mayores logros.
        Pues en lo que concierne a Antes de Watchmen, suyas son las dos primeras miniseries: Minutemen y Espectro de Seda.  En una se encargó tanto del dibujo como del guión, mientras que en la segunda coescribió su trama junto a Amanda Conner, la dibujante de esta otra serie limitada.


Trailer de Justice League: The Final Frontier. 
2.2. La Historia.

     El primero de los dos trabajos hechos por Cooke para esta colección, sirve como puente de entrada para todo Antes de Watchmen, pues transcurre en tiempos pretéritos al grupo conformado por Dr. Manhattan y compañía, ya que se centra en el primer equipo de superhéroes conocido del mundo en el que transcurren estas obras: los Minutemen.
     El Búho Nocturno original, el heroico e idealista agente de policía Hollis Mason, viene a ser el personaje principal o quien nos sirve como guía para contarnos desde su punto de vista (y bastante cercano a los acontecimientos y al resto de los personajes, por cierto) lo ocurrido con este equipo de sujetos, que tanto dio para hablar en sus tiempos e inspiró a los verdaderos protagonistas de la novela gráfica de Morre y Gibbons a “luchar por el bien y la justicia”.  El caricaturista se apoyó en Mason, debido a que este en el tiempo presente de Watchmen era ya un hombre maduro, alejado hace rato de su carrera de superhéroe, quien había publicado un polémico libro titulado Bajo la Capucha y en el cual no solo abordó sus memorias como miembro de este exclusivo grupo, sino que además desnudó varios hechos relacionados con sus antiguos socios, que en realidad no eran tan nobles como se esperaba (o tal vez, siendo justos, tan perfectos como se suponen deberían ser aquellos en quienes confiamos nuestra vida: líderes políticos y religiosos, por nombrar solo algunos).  
     De este modo Cooke se toma de los antecedentes previos para desmitificar aún más a estos sujetos, de una manera descarnada y aun así llena de momentos sublimes, pues aún en medio de las bajezas de muchos de estos individuos, encontramos ejemplos de virtud y verdaderos momentos de sublimidad.  Por otro lado, también hayamos un humor que refresca bastante esta historia sobre ídolos con pies de barro, a la par de que queda en evidencia tanto el amor como el respeto por la labor de los autores originales; es así que Cooke se toma de algunos de los detalles más minuciosos del viejo cómic, de modo que esta precuela no pierda su nexo con ella y además este primera miniserie sea el piso, bajo el cual se encumbren el resto de los textos que le siguen dentro de estos especiales. 
       La trama transcurre tanto en tiempo presente como en el pasado, a través de extensos y minuciosos flashbacks, presentándonos a sus protagonistas, que de inmediato quedan identificados como aquellos de verdadero espíritu noble (el mismo Búho Nocturno, Silueta y Mothman) y quienes sin dudas demuestran intereses más cercanos a la fama, la fortuna o incluso el placer por la violencia (Dollar Bill, Espectro de Seda, Capitán Metrópolis y el Comediante); en el caso de Justicia Encapuchada, Cooke se guarda un as bajo la manga, al convertirlo en el Minutemen más misterioso de todos y a quien incluye dentro de uno de los arcos argumentales más interesantes de esta novela gráfica, de modo que nunca queda clara su personalidad (bien puede llamar la atención que cuando lo dibuja, lo hace siempre en poses siniestras al más puro estilo de Batman o Spawn).
        Tal como la novela gráfica que dio vida a todo esto, el presente cómic y los que le siguen, corresponde a una obra por completo adulta, lo que como era de suponer queda de manifiesto en la manera de cómo aborda la sexualidad de sus protagonistas.   Es así que en este caso se trata el tema de los personajes LGTB, algo que en todo caso Cooke no se lo imaginó, sino que lo tomó del material previo de la obra original, llevándolo no solo al caso del lesbianismo de Silueta, sino que también al trabajar sobre la supuesta relación gay entre Justicia Encapuchada y Capitán Metrópolis. 
        La  presencia de Silueta permite tratar el tema de la intolerancia y la homofobia, males que terminan por victimizar a la justiciera.   A su vez esta junto a Búho Nocturno, viene a ser  una de los dos Minutemen más nobles y desinteresados, quien además destaca por poseer una naturaleza maternal, que la contrapone a su compañera Espectro de Seda.  La oposición a la materialista y exhibicionista otra mujer del grupo, resalta por las rencillas entre ambas, porque esta otra le tiene envidia y pese a lo esperado no son amigas. Además,  posteriormente, Espectro de Seda llega a ser madre y no se convierte en un muy buen ejemplo de ello. Asimismo, de entre su grupo, es la única que se muestra capaz de mantener una relación amorosa potente con otra persona, detalle que dentro de todo el virtuosismo de esta fémina, hace que el propio Mason se enamore de ella y lo que viene a darle un cariz de romance imposible a esta subtrama argumental. 
      No obstante con los dos varones, el autor muestra una faceta más oscura de las relaciones homoeróticas, ya que su homosexualidad no solo es encubierta, sino que corresponde a una pareja de inclinaciones sadomasoquistas; esto último queda claro, además, por el mismo traje fetichista de Justicia Encapuchada, quien además de cubrir su rostro como si fuese un verdugo, lleva una soga de horca colgada al cuello.  Las sorpresas con el poco sociable justiciero, determinan el impactante final de esta obra.
           El dibujo de Darwyn Cooke, en su característico estilo que pareciera infantil y/o caricaturesco (pero, ojo, no simplón y hasta hermoso con sus rostros de expresiones poco realistas), es el ideal para representar este supuesto pasado de ensueño, que tiene tanto de las Edades de Oro y de Plata de los cómics, de los que se nutre también el argumento.

Las 6 portadas hechas por Darwyn Cooke para esta miniserie. Cada una de ellas muestra a algunos de sus protagonistas:
Búho Nocturno, el Comediante, Silueta, Polilla, Espectro de Seda y Juticia Encapuchada.

11 comentarios:

  1. Saludos Elwin, aqui murinus2009.

    Watchmen es una de mis peliculas favoritas de todos los tiempos, la vi en cine cuando se estrenó, ya el puro principio, con aquel recuento de las primeras aventuras de estos Heroes...no comunes y aquella hippie colocando una flor en un rifle...captó totalmente mi atención, me atrapó, la Novela Grafica la he leído superficialmente, (cortesía de una librería), definitivamente coincido, es una muy buena adaptación, excepto para los puristas, "zelotes", los llama tu colega,General Gato, esos solo en su mente tienen la "mejor y unica" Adaptación, incluso, de nuevo tu colega y connacional, ya citado, asegura que los cambios ligeros en la historia, (En los que tiene que ver una animación con... seres...venidos del mar, que no he visto), hacen mas interesante el film, por la dimensión que le otorgan al Dr. Manhattan.

    De las Historias que reseñas aqui, no habia escuchado hablar, (salvo la animación que mencioné atrás) ni sabía que se planeará hacer estas "precuelas", es muy atrayente todo lo que mencionas, tanto de las historias como de la personalidad de estos superhéroes poco arquetípicos, será bueno ver que mas has preparado, pues muchos personajes solo aparecen unas pocas escenas en el Trabajo de Snyder, recuerdo: a la primer Silk Spectre, Silueta, Justicia Encapuchada, ¿Es el, el que auxilia a Silk Spectre 1, en un momento de peligro, contra otro personaje, que no menciono para evitar Spoilers? y creo a Polilla.

    Será bueno ver las Reseñas que tienes preparadas de la Extensión de esta Gran Obra, que como te reitero es de mis favoritas inmortales, aunque no he visto (aparte de la cinta de Snyder), ni la Animación con Aventuras en el Mar.

    Gracias Elwin y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te haya gustado este post, que ya pensaba no iba a ser muy popular entre mis lectores (al menos en lo que se refiere a comentarios) y como te habrás dado cuenta, es el primero de varios dedicados a "Antes de Watchmen".
      Respecto a tu pregunta, en efecto es Justicia Encapuchada quien ayuda a Espectro de Seda 1.
      Por cierto, te recomiendo mucho ver el Corte del Director del filme sobre "Watchmen", que trae completa la animación sobre "Relatos del Navío Negro" y que mejora aún mucho más la experiencia de ver esta gran película.
      Una vez más te agradezco por el tiempo que te das para mi Cubil.

      Eliminar
  2. Leí Watchmen por primera vez hace muchos años, en doce números sueltos, y ahora atesoro la edición en un único volumen. En cuanto a "Antes de Watchmen", me desanima el hecho de que sean 34 tomos. Aunque es posible que los haya en la biblioteca de mi barrio, iré a mirar.

    La película me gustó, precisamente es una adaptación muy fiel, y eso fue en su perjuicio, porque el gran público que desconocía el original no la entendió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos de mis "pecados de omisión" fue nunca haberme comprado esta novela gráfica en tapa dura, cuando pude hacerlo a un precio muy barato y en una edición preciosa (ahora su valor está sobre las nubes)...Me alegra saber que también te fascine esta historia, lo mismo que la película, que es tan buena. En realidad si puedes leer la precuela, hazlo, que yo voy lento saboreándola y se viene el post de "Espectro de Seda".

      Eliminar
  3. Hola mi estimado. Realmente Moore en los 80 estremeció el panorama de los comics y los límites de las historietas de superhéroes, con el relanzamiento de La Cosa del Pantano, V de Vendetta y Watchmen. Y en un plano más clásico, no hay que olvidar "Qué le ocurrió al Hombre del Mañana?".
    Debo confesarte eso si que todos estos comics agrupados en "Antes de Watchmen" no me llaman mucho la atención. De todas maneras, tu post está bien interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alan Moore es uno de mis guionistas favoritos y gracias a él comenzó la gran oleada de autores británicos, que insuflaron nueva vida desde los ochenta a DC y Marvel. De entre todos los cómics que he leído, considero que su etapa de La Cosa del Pantano es una de las obras más hermosas en materia de novelas gráficas que he tenido la suerte de gozar. De igual manera están entre mis predilectos los anuales "La Jungla" (Superman/La Cosa del Pantano) y "Para el Hombre que lo tenía todo" (considerada una de las historias más bellas sobre el kryptoniano y que fue adaptada con maestría en el segundo episodio de "Liga de la Justicia Ilimitada").

      Eliminar
  4. Gracias por tu trabajo Elwin. Watchmen fue el primer cómic ( o novela gráfica), que leí en línea, cada página tardaba su buen tiempo en cargar, (módem de 64k). Aunque genera interés en la anterior generación, durante la trama sabes el destino de los minutemen, a mí en lo particular las precuelas donde ya se en que va a acabar la historia como que pierden interés, pero no cabe duda que es un gran añadido al universo watchmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te animo a leerte esta saga, amigo, que yo la estoy disfrutando de a poco, para que así no se me junten tantas historias y post pendientes...Y esta experiencia ha sido maravillosa.

      Eliminar
  5. Hola por fin tengo tiempo para comentar , este post lo quería comentar cuando lo publico , pero como decia por cosas de tiempo no pude , pero aquí estamos.
    Hace un buen tiempo he querido comprar el cómics de watchmen , ya que al ver su adaptación y muy buenas reseñas de este cómics me pico bastante la curiosidad ,un dia lo iva a comprar pero termino haciendo otra cosa ya que igual no me puse de acuerdo con el vendedor , asi que no lo compre , quería la edición rustica , pero que paso con el tiempo ecc viendo sus novedades comics y manga sacaría una edición deluxe , que me gusto bastante , pero tenia su buen precio de 50 euros que aca llega casi a los 50 mil pesos o mas , pero eso no significa que no lo compre , si no que en un tiempo mas lo tendré en mis manos , eso espero , porque como digo es un cómics que debe estar en mi estantería si o si , pese aun no leerlo , se que me gustara .
    Con respecto a leer antes de watchmen también esta en mis planes pero , quiero leer primero la principal , y después antes de watchmen . Ademas solo lo han sacado en edición de grapa y no soy muy fan de la grapa , soy mas fan de que te venga todo en un tomo en cartone o en diferentes volúmenes pero con buena edición.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno hayas podido compartir conmigo este post, el primero de varios que se vienen, pues como ya tiene su segunda parte, habrá uno por cada miniserie. ..¿Has visto al menos la peli? Igual te recomiendo mucho el motion comic, que es la misma historieta integral y que bien puedes bajar de internet.

      Eliminar
    2. Si la peli por supuesto la vi , la cual me gusto mucho , pero aunque el director pudo mantener ese ambiente , encuentro que le falto para representar watchmen y la obra en si , no estoy diciendo que es mala pero hubiera sido perfecto solo por ese detalle . Ya que como se conoce este director por sus escenas de acción

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...